¿Sabemos cómo abordar el dolor crónico?

0

En el ámbito de la fisioterapia y la readaptación física es muy común encontrarse con personas con dolor crónico, de hecho, cada día son más las que deciden acudir a estos centros para que les ayuden a superar ese maldito dolor que poco a poco, ven cómo se va adueñando de su vida, limitando sus actividades e influyendo en sus emociones de una manera persistente.

Los modelos que se explican a continuación, reconocen la brutal importancia de la sensibilización del sistema de alarma, los miedos, actitudes y creencias en el dolor crónico, para de este modo, llegar a comprender el dolor y la influencia de este en nuestras vidas (1).

1. El modelo de orquesta

Este modelo explica cómo pueden algunas señales como el miedo, recuerdos, tejidos lesionados y experiencias formar parte de la experiencia del dolor.

Pensamientos, emociones, ideas y miedos son considerados como impulsos nerviosos con consecuencias electroquímicas en el cerebro, de igual forma que los tejidos lesionados.

2. Los modelos de las capas de la cebolla

Aquí podemos entenderlo con un ejemplo de una mujer que ha sufrido un latigazo cervical y le ha causado una lesión, y un año más tarde todavía tiene dolor de cuello.

a) Nociocepción: Sistema de alarma está disparado desde los tejidos sensibles.

b) Actitudes y creencias: Creer que tiene la culpa de ello por algo y tener miedo, ira y culpa. ¿Por qué yo? Muy común en estas personas.

c) Sufrimiento: Piensa que el dolor y sufrimiento nunca van a tener fin.

d) Conductas de huida del dolor: buscar curación, buscar solución yendo de compras, drogarse, etc.

e) Entorno social: Familia, amigos hartos de sus quejas. Puede que se una a grupos de auto ayuda.

“Todos estos casos influyen y/o están influenciadas por el dolor”

3. Modelos basados en el miedo

Miedo al dolor y a volver a lesionarse los tejidos son fuerzas muy potentes que están detrás del inicio y la perpetuación del dolor crónico.

4. Modelo evolutivo

Cualquier cambio en la fisiología del Sistema Nervioso está orientado a proteger nuestros tejidos.

5. Modelo de toma de decisiones clínicas

El dolor es un secreto muy personal, no funciona una receta idéntica, por lo que es muy importante una buena decisión profesional.

Miedos asociados al movimiento y el dolor

dolor
Figura 1: Un mapa de carreteras hacia la recuperación: Fuente: (1)

Todo tipo de miedos pueden conducirte a un ciclo de dolor y discapacidad, del que puede ser difícil salir.

La información percibida del exterior: profesionales de la salud, amigos, familia y medios de comunicación pueden contribuir al miedo.

Para afrontar estos miedos debemos tener información y comprender tanto como sea posible nuestro cuerpo y ser valiente.

Lista de los miedos más comunes

Los miedos con los que solemos encontrarnos de forma habitual, y que pueden influir en el dolor son:

Dolor; la gravedad de la causa del dolor; no saber lo que es; que no me crean; no recibir compensación; necesitar ayuda; relacionarse; retraso en la curación; no ser capaz de trabajar; no jugar con mis hijos; no tener ingresos o dinero; no poder tener hijos; no poder cuidar a mis padres; relaciones sexuales; adicción a las drogas; perder amigos; lo que los demás piensan; divorciarse; quedarse solo; acabar en silla de ruedas; hacerse mayor….(1)

Afrontando la vida y el dolor

  • Todos debemos enfrentarnos a numerosos problemas diarios que tenemos que solucionar.
  • Todos podemos mejorar nuestra capacidad de afrontamiento.
  • Todas la amenazas implican procesos físicos y psicológicos (la mente y el cuerpo).
  • Hay personas que controlan más el dolor y muchos problemas de salud mejor que otros
  • Aprendiendo acerca del problema, buscando maneras de moverse, explorando y empujando poco a poco los límites del dolor, manteniéndose positivo, haciendo planes, etc.
  • En cambio, otras personas se rinden al dolor: evitando la actividad, no haciendo nada, esperando que pase algo o creyendo que alguien tiene la culpa.

Tu relación con el dolor

Es bueno saber y conocer nuestro dolor, nosotros mismos o un profesional con formación o con buena decisión clínica, ya que esto puede llegar a ser bastante subjetivo.

En sujetos muy pesimistas con miedo al dolor o a volverse a lesionar, lo normal es suspender la actividad cuando comienza el dolor. Esto con el tiempo reduce la cantidad necesaria para producir dolor, lo que lleva lentamente a discapacidad, desuso o depresión. Esto sería pendiente hacia la cronicidad.

En sujetos ‘perfeccionistas’, que consiguen lo que se proponen, llenos de energía o que perciben que los demás o ciertas situaciones controlan su situación, afrontan el dolor de manera diferente, siendo estos los que más tasa de éxito acumulan.

Situaciones a evitar

Este patrón es el de ascenso-caída: el dolor desaparece, pero sigues adelante, intentas ignorarlo y tolerarlo, sigues y sigues..(1).

Distrayéndote (ascenso) hasta que de repente el dolor se hace insoportable e intolerable y tú (caes), inundando de sustancias químicas de peligro y quedando destrozado durante días o semanas (1).

En estos dos casos el dolor gana (jefe) y el nivel de actividad es extremadamente bajo.

Conclusiones

A la hora de afrontar el dolor es necesario ser prudente y ponerse en buenas manos, ya que una mala intervención del mismo puede llevarnos a un aumento de la sensibilización de la zona y una disminución del umbral del dolor.

La actividad elegida para tratar a las personas con dolor crónico depende de la causa del dolor y es producto del proceso de evaluación.

Las personas con dolor, sobre todo si es crónico, son propensas a realizar cambios en la postura y en los patrones de movimiento. Estos cambios pueden perpetuar los síntomas originales o causar alteraciones o limitaciones funcionales secundarias. Por ejemplo, un paciente con lumbalgia crónica debido a una hernia de disco debe recibir un tratamiento específico para las deficiencias y limitaciones funcionales asociadas con esa lesión, y pueden usarse varias medidas auxiliares para tratar el dolor asociado.

¿Por qué hacer ejercicio cuando se tiene dolor crónico?

Cuando se tiene dolor crónico, es recomendable darle algunas instrucciones al paciente/cliente para explicarle los beneficios del ejercicio físico (2):

  1. Mejorar problemas tales como falta de flexibilidad, la pérdida de movilidad o la debilidad, que contribuyen al dolor.
  2. Reducir el dolor inhibiendo la transmisión de los impulsos del dolor.
  3. Mejorar el sueño por la noche.
  4. Controlar el aumento de peso, con consecuencias físicas y psíquicas negativas.
  5. Prevenir complicaciones músculo esqueléticas secundarias del dolor, tales como un aumento de la debilidad, la inmovilidad y la falta de flexibilidad de otras articulaciones.
  6. Prevenir cambios cardiovasculares secundarios tales como el aumento de la tensión arterial, niveles elevados de colesterol o complicaciones relacionadas con la diabetes.
  7. Mejorar la sensación de bienestar, autoestima y realización.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Butler, D. S., & Moseley, G. L. (2010). Explicando el dolor. Noigroup Publications.
  2. Hall, C. M., & Brody, L. T. (2006). Ejercicio terapéutico: recuperación funcional.

 

Dejar respuesta