Riesgos y contraindicaciones del entrenamiento oclusivo

0

A pesar del creciente número de evidencias que demuestran la eficacia de la isquemia tisular suscita obvias reticencias centradas, principalmente, en posibles respuestas cardiovasculares adversas, formación y liberación de coágulos sanguíneos y daños nerviosos y musculares (1).

Los estudios realizados sobre la seguridad de su aplicación hasta la fecha, no han encontrado marcadores plasmáticos de alteraciones de la coagulación tras una sesión de ejercicio con isquemia moderada (2). En esta misma línea de estudios que avalan la seguridad de la técnica, tampoco parece afectar a la producción de especies reactivas de oxígeno, medidas a través del peróxido lipídico (3), Glutatión y carbonilos plasmáticos (4), ni de marcadores de daño muscular, como la creatinquinasa (5).

sin-titulo
Figura 1. Enzima creatinquinasa.

Un amplio estudio ha descrito los efectos adversos observados tras una sesión de ejercicio en isquemia. En total, se computaron más de 30.000 sesiones, y se describieron como efectos secundarios más comunes hematoma (13.1%), adormecimiento del miembro (1.3%) y mareo ligero (0.3%) (6). Efectos secundarios graves, como trombosis venosa, se han manifestado muy raramente (0.06%), con una tasa de incidencia incluso menor a la media general asiática (0.2-0.6%) (1). Este estudio incluye sesiones llevadas a cabo con pacientes de todos los rangos de edad, así como sesiones de ejercicio con isquemia severa. En definitiva, en personas sanas, la isquemia moderada y ligera ha mostrado ser segura aplicada en las condiciones descritas en la literatura, no así la isquemia severa. En cualquier caso, se desaconseja su aplicación a personas con factores de riesgo cardiovascular.

Las contraindicaciones incluyen antecedentes de trombosis venosa profunda, y el embarazo fundamentalmente, y otros factores relacionados con la historia del paciente y la enfermedad. Este enfoque puede ser beneficioso para la identificación de las personas en riesgo de complicaciones perjudiciales durante el entrenamiento oclusivo.

Sin embargo, cuando se utiliza en un entorno controlado por personal capacitado y con experiencia, el entrenamiento oclusivo parece proporcionar una alternativa de entrenamiento seguro para la mayoría las personas independientemente de su edad y estado de la forma (7).

En cambio, no se ha encontrado ningún trabajo que examine el riesgo de liberación de coágulos ya formados como consecuencia de la elevada presión sanguínea durante la reperfusión. Nuevos trabajos deberían contemplar esta posibilidad, para descartar que el entrenamiento oclusivo pueda inducir daño cardiovascular en este sentido.

Conclusión

El entrenamiento oclusivo parece ser un método seguro de entrenamiento, pero no olvidemos el sentido común, faltan estudios que examinen el riesgo de liberación de coágulos ya formados como hemos comentado. Además, se deben realizar estudios que examinen cómo puede llegar a afectar al flujo intraneural (algún estudio ha analizado si puede afectar negativamente a la velocidad de conducción nerviosa) ya que no debemos olvidar que también estamos comprimiendo los nervios. Las presiones empleadas en los estudios pueden comprimir las venas y nervios completamente.

Otro aspecto interesante sería el conocer cómo puede afectar la duración del tiempo bajo isquemia local y la intensidad de la misma.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Manini, T. M., & Clark, B. C. (2009). Blood flow restricted exercise and skeletal muscle health. Exercise and Sport Sciences Reviews, 37(2), 78–85.
  2. Madarame, H., Kurano, M., Takano, H., Iida, H., Sato, Y., Ohshima, H., … Nakajima, T. (2010). Effects of low-intensity resistance exercise with blood flow restriction on coagulation system in healthy subjects. Clinical Physiology and Functional Imaging, 30(3), 210–213.
  3. Takarada, Y., Nakamura, Y., Aruga, S., Onda, T., Miyazaki, S., & Ishii, N. (2000). Rapid increase in plasma growth hormone after low-intensity resistance exercise with vascular occlusion Rapid increase in plasma growth hormone after low-intensity resistance exercise with vascular occlusion. Journal of Applied Physiology, 88(1), 61–65.
  4. Goldfarb, A. H., Garten, R. S., Chee, P. D. M., Cho, C., Reeves, G. V., Hollander, D. B., … Kraemer, R. R. (2008). Resistance exercise effects on blood glutathione status and plasma protein carbonyls: Influence of partial vascular occlusion. European Journal of Applied Physiology, 104(5), 813–819.
  5. Abe, T., Kearns, C. F., & Sato, Y. (2006). Muscle size and strength are increased following walk training with restricted venous blood flow from the leg muscle, Kaatsu-walk training. Journal of Applied Physiology, 100(5), 1460–1466.
  6. Nakajima, T., Kurano, M., Iida, H., Takano, H., Oonuma, H., Morita, T., KAATSU Training Group. (2006). Use and safety of KAATSU training:Results of a national survey. International Journal of KAATSU Training Research, 2(1), 5–13.
  7. Loenneke, J. P., Wilson, J. M., Wilson, G. J., Pujol, T. J., & Bemben, M. G. (2011). Potential safety issues with blood flow restriction training. Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports, 21(4), 510–518.

 

Dejar respuesta