Psicología y Ciclismo

0

Sincronizando cuerpo y mente…

El ciclismo requiere de una alta coordinación y precisión de movimientos, para lo cual se necesitan fundamentalmente dos cosas desde el punto de vista psicológico: Concentración y Nivel óptimo de activación.

En relación a la Concentración; un milisegundo de distracción puede costarnos perder una posición específica en una prueba, no saber cuántas vueltas nos quedan en ejercicios largos en un entrenamiento; o mucho peor, podría costarnos caídas y posibles lesiones, tanto en un entrenamiento como en una competición. Por esto es muy importante mantener la concentración a tope en todo momento. No podemos permitirnos pensar: “¿Y si fallo?”, “¿Lo estaré haciendo bien?”, “He fallado el último movimiento…”, “¿Lograré llegar al podio esta vez?” En este caso, como en muchos otros; la duda en el ciclista, va a llevarlo a tener pensamientos negativos en ese momento. Y cuando la duda se relaciona a los pensamientos negativos, el resultado final es el bloqueo mental en el deportista.

Por eso, tenemos que permanecer en todo momento en el aquí y en el ahora. Para ello, podemos ayudarnos con técnicas como las rutinas (para concentrarnos antes de empezar el entrenamiento o la prueba), que consisten en establecer una secuencia de movimientos en la que cada uno nos lleva directamente al siguiente, para evitar los espacios en blanco donde nuestros pensamientos pueden divagar (aquí se puede utilizar el recurso de la música como una herramienta más de concentración en los ciclistas), o la parada de pensamiento (una vez que el o los pensamientos negativos irrumpen). De esta manera, evitaríamos que el bloqueo mental dure mucho tiempo en la realidad de una prueba o en un ejercicio en determinado entrenamiento.

ciclismo-pd
Figura 1. Fuente. Google.

Para tener un Nivel óptimo de activación, necesitaremos un máximo control de nuestro cuerpo. Para conseguir un máximo control de nuestro cuerpo, debemos evitar que los nervios nos traicionen. Para ello, la psicología nos ofrece distintas técnicas de relajación, cada una basada en distintos supuestos teóricos (respiración, relajación progresiva de grupos musculares, etc.) que nos ayudarán a estabilizar nuestro nivel de activación cuando este sea excesivamente alto.

Cabe destacar que es tan malo estar excesivamente activado como excesivamente relajado. Con esto se trata que los ciclistas encuentren su nivel óptimo de activación y lleguen a él a través de las técnicas de relajación y de activación.

Además de la concentración y el nivel óptimo de activación, existe otra variable psicológica muy relevante en este deporte: El control de las emociones.

Las emociones no son ni buenas ni malas en sí mismas… son útiles dependiendo de la situación en la que nos encontremos. A través del reconocimiento de nuestras propias emociones, podremos modificarlas y gestionarlas para sentirnos como más nos convenga en distintas situaciones. Se trata de frenar las emociones inútiles y promocionar las útiles para expresar lo que queramos en cada momento a través de nuestra expresión facial, corporalidad y gestos; teniendo en cuenta las necesidades en un entrenamiento, antes de una prueba contrarreloj, o después de haber competido (ya con el resultado de esa competición en nuestra mente).

BIBLIOGRAFÍA

  1. Dosil; J. (2008) Psicología de la actividad física y del deporte. MCGRAW-HILL /Interamericana de España
  2. Weinberg; R. / Gould; D. (2007) Fundamentos de Psicología del Deporte y del Ejercicio Físico. Ed. Médica Panamericana; Madrid, España.
  3. Giesenow, C (2011) Entrenando tu fortaleza mental para el deporte. Claridad; Buenos Aires.

Dejar respuesta