¿Por qué sentimos dolor?

0

El Dolor

       El dolor es una sensación desagradable asociada a una experiencia emocional, personal y subjetiva de sufrimiento. El dolor es un síntoma complejo y multidimensional determinado no sólo por el daño tisular y la nocicepción, sino también por las creencias personales, la experiencia dolorosa previa, la psicología, la cultura, el afecto, la motivación, el medio ambiente y algunos factores más.

       Todo esto hace que no exista una medida objetiva del dolor, por lo que nos encontramos ante una sensación subjetiva que existe siempre que una persona diga que algo le duele, además de no existir un mismo nivel de dolor entre dos personas ante un mismo estímulo.

Tipos de Dolor

    El dolor puede ser dividido en dos categorías; nociceptivo y neuropático.

  • El dolor nociceptivo es causado por la estimulación de un Sistema Nervioso intacto que funciona normalmente. Este es beneficioso para el organismo, ya que invoca acciones de protección y defensa para evitar mayor daño y para ayudar en la reparación tisular y regeneración.
  • En contraste, el dolor neuropático es causado por un Sistema Nervioso con función alterada y puede encontrarse en cualquier parte del mismo (3).

¿Qué funciones tiene?

    El dolor es un sistema que actúa para protegernos. Normalmente, cuando el cerebro recuerda el dolor, activa una serie de mecanismos para evitar caer dos veces en el mismo error.

      El cuerpo humano tiene sensores que detectan el dolor por todo el cuerpo y estos pueden abrirse o cerrarse. Estos receptores duran pocos días y son reemplazados por otros, lo que puede ser una gran noticia para personas que sufren alto grado de dolor y no tanto para los que no lo sufren, pues en cualquier momento puede cambiar la sensibilidad del mismo (1).

     Un ejemplo de ello es cuando nos inyecta anestesia el dentista, esta cierra los sensores para que no puedan detectar los estímulos mecánicos, y de este modo los impulsos no lleguen a la médula espinal, con lo que el cerebro no detecta nada.

Sensores y Nocicepción

      Estos sensores son proteínas bajo la dirección del ADN, que se encuentran en el interior de las paredes de las neuronas y dan respuestas aferentes (sensitivas), así que si nuestro cerebro decide que para nuestra supervivencia hay que aumentar la sensibilidad, el ADN puede aumentar más canales que se abran en situación de estrés, como es el caso de la adrenalina (1) .

      La velocidad de producción de sensores es estable, pero puede cambiar rápidamente, es decir, la fabricación de estos sensores puede reducirse si las demandas disminuyen, siendo esto una buena noticia para personas con dolor persistente.

dolor nici...
Figura 1. Fuente: Google

      La nocicepción se conoce como la captación del peligro, que no es suficiente ni necesaria para producir dolor, pues como hemos comentado anteriormente los pensamientos también pueden producir dolor.

     Una vez alcanzado el punto crítico, se manda una señal de peligro a la médula espinal, pero solo de peligro, y es analizada entre esta y el cerebro que, junto a vivencias y estímulos anteriores, pueden o no implicar dolor.

     Al llegar al espacio sináptico (entre el final de la neurona y antes de la médula espinal) convergen todos los estímulos generados antes de llegar a la médula y aquí se juntan cada uno con sus receptores. Para aclarar esto de manera fácil existe el “principio de cerradura o llave” (1).

cerradura llave
Figura 2. Fuente: Google

     Como ejemplo podemos pensar que los sensores de la 2ª neurona son redondos y las sustancias químicas redondas serán la llave para abrir dichos sensores. Una vez que el nivel de excitación de la 2ª neurona alcanza su nivel crítico, se produce un potencial de acción y esta manda un mensaje hacia el cerebro. Estas segundas neuronas son mensajeras de peligro y se llaman nociceptores (1).

¿Cómo actúa el cerebro ante señales de alarma?  

  •  Ahora  vamos a imaginar que el cerebro es la central, la médula es la parte regional y las sinapsis son las informaciones que llegan de todos lados.

    El cerebro puede cerrar la parte regional y hacer menos excitables a las neuronas para que estas manden menos mensajes de peligro, reduciendo las señales de alarma mediante una autentica inundación de sustancias (hormonas de la felicidad como opióides y serotonina), lo que puede explicar que se pueda jugar una final de un evento deportivo incluso estando lesionado (1).

    El cerebro, con todas las informaciones que van llegando, tiene que construir una historia efectiva, tiene en cuenta experiencias pasadas, por eso, no todo el mundo tiene el mismo dolor ante un mismo estímulo (1).

nociceptores-y-mensaje-nociceptivo-sensacin-de-dolor-2013-1-638
Figura 3. Fuente: Google

  Existen varias regiones en el cerebro y se usan la sensibilidad, las emociones y memoria para determinar si existe peligro. Ahora, llegados a este punto, podemos entender algunas sensaciones que vivimos a menudo, como puede producirse el dolor crónico  por “raptaciones de los centros” (sensibilidad y emociones) por la memoria, y como se puede llegar a ser incluso adicto al dolor (1).

Conclusiones

  • Como hemos podido ver, el dolor no tiene porqué estar asociado únicamente a un daño estructural, sino que se debe a muchos factores como recuerdos anteriores, sentirse solo o poco valorado, decepcionado, y un largo etcétera.
  • Conocer y valorar lo que nos puede estar causando un tipo de dolor u otro, puede hacer que no caigamos víctimas del mismo, cayendo en sus garras durante un tiempo prologado como suele suceder con el dolor crónico.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Butler, D. S., & Moseley, G. L. (2010). Explicando el dolor. Noigroup Publications.
  2. Pain Management Secrets, Ronald Kanner MD, Hanley & Belfus Inc 1997, ISBN 1- 56053-160-6, Chapter 2, Clasification of Pain page 5
  3. http://www.podersobresudolor.com/docs/Spanish/Dolor/nociceptivo.html

Dejar respuesta