Pautas metodológicas del Entrenamiento Oclusivo

2

        En la entrada anterior llevamos a cabo una breve introducción al entrenamiento oclusivo (BFR). La presente entrada pretende aportar al profesional del ejercicio físico y la salud las bases metodológicas para aplicar este tipo de entrenamiento de forma segura y eficaz.

1. Estímulo de ejercicio

  • BFR Solo: atenúa la pérdida de masa muscular y fuerza.
  • BFR + andar/bicicleta: moderado incremento o mantenimiento de la masa muscular y la fuerza.
  • BFR + ejercicios de fuerza con baja carga: sustancial incremento de la masa muscular y la fuerza.

       (El tipo de ejercicio que se puede tolerar se debe considerar antes de decidir una estrategia apropiada con BFR) (1).

2. Tipo de ejercicio

        Ejercicios analíticos y globales pueden proporcionar beneficios (1).

3. Intensidad

        20–40% 1RM o MVC (varias series empleando cargas bajas con restricción del flujo sanguíneo proporcionan estímulo metabólico similar al emplear cargas más altas, pero no pueden replicar las demandas neurales) (1).

4. Volumen

       50 – 80 repeticiones por ejercicio (no es necesario ir al fallo muscular en las series).

       Esquema estándar 30 – 15 – 15 – 15 repeticiones (4 series por ejercicio) (1).

5. Descanso entre series

       30 – 45 segundos (Para garantizar estancamiento venoso suficiente, la oclusión debe mantenerse durante períodos de descanso inter-establecidos) (1).

6. Frecuencia de entrenamiento

  • Poblaciones clínicas: 2-3 sesiones de entrenamiento por semana es suficiente.
  • Poblaciones atléticas: 2-4 sesiones por semana, además de entrenamiento de resistencia de alta carga normal.

        (Puede ser posible entrenar dos veces al día con BFR) (1).

7. Aplicación del manguito

       Proximalmente alrededor de la articulación que va a ser entrenada (Músculos del tronco también pueden beneficiarse de BFR durante los ejercicios multi-articulares) (1).

8. Tipo de manguito

       Manguitos anchos (6-13,5 cm) para las piernas, y manguitos estrechos (3-6 cm) para los brazos.

       (Manguitos inflables y envolturas de rodilla elásticas pueden ser más práctico) (1).

9. Presión oclusiva

  • Manguitos inflables: 50-80% de la presión para ocluir el flujo arterial en reposo.
  • Envolturas elásticas: deben sentirse bien ajustadas pero no deben limitar sustancialmente para la realización de las repeticiones.
  • Circunferencia de la extremidad: extremidades más grandes requieren mayor presión.
  • Anchura de la banda: bandas más anchas logran mayor oclusión a presiones más bajas (1).
9.1. La oclusión arterial completa no se recomienda:
  1. Oclusión arterial completa es un problema de seguridad ya que esto puede causar la formación de un trombo y puede inducir una oclusión microvascular incluso después de la reperfusión (3).
  2. Además, el riesgo de formación de trombos se puede aumentar si el ejercicio se completó al fallo muscular (4), lo que no es infrecuente en la literatura (5,6,7).
  3. Además de la formación de trombos, niveles inapropiados de compresión pueden causar una disminución de la velocidad de conducción nerviosa que sería perjudicial para el entrenamiento (8,9).
  4. Además, la oclusión arterial completa puede disminuir la eficacia de la intervención de entrenamiento al disminuir el volumen de trabajo que el individuo es capaz de completar (10).
Blood-Flow-Restriction-Training
Figura 2. Vendaje oclusivo. Fuente: Google

        A pesar de que en todos los estudios se ha empleado la medida de presión en mmHg como factor regulador de la intensidad del entrenamiento, esto podría constituir un error por varios motivos. En primer lugar, el efecto de la presión externa sobre el flujo sanguíneo depende de múltiples factores (por ejemplo: grosor muscular, composición corporal, perímetro del miembro, etc.) y ha demostrado ser altamente variable entre sujetos (12). Por otro lado, también el grosor del torniquete tiene una influencia directa sobre la restricción que genera un nivel dado de presión (13).

        Recientemente se ha observado que las bandas anchas (13,5 cm) restringen el flujo de sangre arterial a presiones más bajas que las bandas estrechas (5,0 cm) (2). Un hallazgo interesante es que los miembros con una circunferencia mayor requieren presiones oclusivas más altas para alcanzar el mismo nivel de oclusión arterial (2).

        Bandas más anchas transmiten la presión a través de los tejidos blandos de manera diferente a las bandas estrechas, lo cual tiene implicaciones obvias para las adaptaciones al entrenamiento posteriores.

        La compresión suele aplicarse inmediatamente antes de la parte principal de la sesión y suele retirarse inmediatamente después de su finalización, aunque existe la posibilidad de reducir o eliminar la restricción durante el descanso entre series (14, 15).

       La parte principal de la sesión de entrenamiento en isquemia habitualmente no supera los 15 minutos (11).

10. Conclusiones

  • Debemos tener en cuenta estas variables que se reflejan en la literatura científica sin olvidar que las recetas mágicas y ”cerradas” no existen.
  • Siempre debemos individualizar, puede que nuestro cliente no tolere los volúmenes de entrenamiento expuestos en la presente entrada, a pesar de las bajas intensidades.
  • No debemos ceñirnos a seguir ninguna recomendación de ejercicio físico al pie de la letra, aunque sí las debemos de tener en cuenta.
  • Se recomienda el uso de torniquetes o bandas elásticas que induzcan una restricción parcial del flujo sanguíneo. El registro de pulso en la zona distal a la oclusión es indicativo de que aún no se ha sobrepasado el umbral de oclusión total.
  • Debe prevalecer el sentido común teniendo en cuenta 2 principios básicos del entrenamiento: individualización y progresión.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Scott, B. R., Loenneke, J. P., Slattery, K. M., & Dascombe, B. J. (2015). Exercise with blood flow restriction: an updated evidence-based approach for enhanced muscular development.Sports Medicine,45(3), 313-325.
  2. Loenneke, J. P., Fahs, C. A., Rossow, L. M., Sherk, V. D., Thiebaud, R. S., Abe, T., & Bemben, M. G. (2012). Effects of cuff width on arterial occlusion: implications for blood flow restricted exercise.European journal of applied physiology112(8), 2903-2912.
  3. J. P., Wilson, J. M., Wilson, G. J., Pujol, T. J., & Bemben, M. G. (2011). Potential safety issues with blood flow restriction training.Scandinavian journal of medicine & science in sports,21(4), 510-518.
  4. Wallén, N. H., Goodall, A. H., Nailin, L. I., & Hjemdahl, P. (1999). Activation of haemostasis by exercise, mental stress and adrenaline: effects on platelet sensitivity to thrombin and thrombin generation.Clinical Science,97(1), 27-35.
  5. Wernbom, M., Järrebring, R., Andreasson, M. A., & Augustsson, J. (2009). Acute effects of blood flow restriction on muscle activity and endurance during fatiguing dynamic knee extensions at low load.The Journal of Strength & Conditioning Research,23(8), 2389-2395.
  6. Wernbom, M., Paulsen, G., Nilsen, T. S., Hisdal, J., & Raastad, T. (2012). Contractile function and sarcolemmal permeability after acute low-load resistance exercise with blood flow restriction.European journal of applied physiology,112(6), 2051-2063.
  7. Umbel, J. D., Hoffman, R. L., Dearth, D. J., Chleboun, G. S., Manini, T. M., & Clark, B. C. (2009). Delayed-onset muscle soreness induced by low-load blood flow-restricted exercise.European journal of applied physiology,107(6), 687-695.
  8. Mittal, P., Shenoy, S., & Sandhu, J. S. (2008). Effect of different cuff widths on the motor nerve conduction of the median nerve: an experimental study.Journal of orthopaedic surgery and research,3(1), 1.
  9. Pedowitz, R. A., Nordborg, C., Rosenqvist, A. L., & Rydevik, B. L. (1991). Nerve function and structure beneath and distal to a pneumatic tourniquet applied to rabbit hindlimbs.Scandinavian journal of plastic and reconstructive surgery and hand surgery,25(2), 109-120.
  10. Cook, S. B., Clark, B. C., & Ploutz-Snyder, L. L. (2007). Effects of exercise load and blood-flow restriction on skeletal muscle function.Medicine and science in sports and exercise,39(10), 1708.
  11. Manini, T. M., & Clark, B. C. (2009). Blood flow restricted exercise and skeletal muscle health. Exercise and sport sciences reviews, 37(2), 78-85.
  12. Shaw, J. A., & Murray, D. G. (1982). The relationship between tourniquet pressure and underlying soft-tissue pressure in the thigh. J Bone Joint Surg Am, 64(8), 1148-1152.
  13. Wernbom, M., Augustsson, J., & Raastad, T. (2008). Ischemic strength training: a low‐load alternative to heavy resistance exercise?. Scandinavian journal of medicine & science in sports, 18(4), 401-416.
  14. Burgomaster, K. A., Moore, D. R., Schofield, L. M., Phillips, S. M., Sale, D. G., & Gibala, M. J. (2003). Resistance training with vascular occlusion: metabolic adaptations in human muscle. Medicine and science in sports and exercise, 35(7), 1203-1208.
  15. Laurentino, G., Ugrinowitsch, C., Aihara, A. Y., Fernandes, A. R., Parcell, A. C., Ricard, M., & Tricoli, V. (2008). Effects of strength training and vascular occlusion. International journal of sports medicine, 29(8), 664-667.

2 Comentarios

Dejar respuesta