La lesión del Ligamento Cruzado anterior (LCA)

0

Todos hemos escuchado en alguna ocasión hablar sobre el ligamento cruzado anterior (LCA), dado que es uno de los ligamentos que más se lesiona en el ámbito del deporte, pero realmente la mayoría de las personas desconoce cuál es su función y la importancia de este sobre la funcionalidad de la rodilla, y por ende, de todo el cuerpo.

En el pasado, la rotura del LCA podía acabar con la carrera de un deportista o requerir cirugía y un año o más de rehabilitación. La morbilidad a largo plazo asociada con las lesiones del LCA con o sin cirugía reconstructiva ha sido el final para muchos deportistas. Por suerte, las lesiones del LCA se conocen mucho mejor en la actualidad y reciben mejor tratamiento, lo cuál redunda en una reducción significativa de la morbilidad (4).

Anatomía y función del LCA

artroscopia-rodilla-6
Figura 1: Fuente Google: Anatomía de la rodilla

El LCA es una banda de tejido fibroso situado en la parte medial de la rodilla que une la tibia y el fémur en una articulación. Es uno de los ligamentos más importantes de la rodilla, junto con el Ligamento cruzado posterior (este se cruza con el LCA y es por ello que se les llaman cruzados: formando una x), ligamento colateral medial y ligamento colateral lateral. Este ligamento conecta la parte posterior y lateral del fémur con la parte delantera y media de la tibia, pasando por detrás de la rótula. Esta unión puede evitar el desplazamiento de la tibia hacia adelante con respecto al fémur. Por lo tanto, la primera obligación del ligamento cruzado anterior (LCA) es impedir el desplazamiento anterior de la tibia con relación al fémur y, en menor medida, controlar en carga la laxitud en varo, en valgo y la rotación (4).

Tipos de lesión de LCA

Más o menos, la mitad de todas las lesiones del ligamento cruzado anterior ocurren con daño a otras estructuras de la rodilla, como el cartílago articular, el menisco u otros ligamentos (5).

Los ligamentos lesionados se consideran “esguinces” y se clasifican según una escala de severidad (5):

lesin-de-ligamento-cruzado-anterior-presentacin-5-638
Figura 2: Fuente Google: Lesiones de LCA
  • Esguinces grado 1. El ligamento es dañado levemente en un esguince grado 1. Se ha estirado ligeramente, pero aún es capaz de ayudar a mantener estable la articulación de la rodilla.
  • Esguinces grado 2. Un esguince grado 2 estira el ligamento al punto donde queda suelto. Con frecuencia se lo llama un desgarro parcial del ligamento.
  • Esguinces grado 3. A este tipo de esguince más comúnmente se le llama desgarro completo del ligamento. El ligamento ha sido dividido en dos pedazos y la articulación de la rodilla es inestable.

Los desgarros parciales del ligamento cruzado anterior son raros; la mayoría de las lesiones del ACL son desgarros completos o casi completos.

Prevalencia

El fútbol, el béisbol, el baloncesto y esquiar originan el 78% de las lesiones del LCA en deportistas (2). En un metaanálisis reciente se halló que las mujeres tienen una incidencia tres veces mayor que los hombres de desgarros del LCA en fútbol y baloncesto. Por el contrario, los esquiadores alpinos expertos tienen la tasa más baja de lesión.

La lesión de los ligamentos cruzados suele estar causada por un cambio brusco de dirección de la rodilla, una desaceleración exagerada o una contusión. Puede darse, por ejemplo, cuando se apoya mal la extremidad tras un salto o cuando se frena precipitadamente durante una carrera (4).

Las mujeres deportistas tienen entre 4 y 6 veces más probabilidades que los hombres de sufrir una ruptura del LCA. Además, las mujeres atletas tienen una mayor incidencia de lesiones de LCA sin contacto. Se cree que esta diferencia es de origen multifactorial (1).

Factores de riesgo

Recientemente se hizo una reclasificación de los factores potenciales de riesgo en las siguientes categorías (3):

  • Ambientales: tipo de superficie de juego, equipo de protección, condiciones meteorológicas y calzado.
  • Anatómicos: alineación de la extremidad inferior, laxitud articular, fuerza muscular, surco intercondíleo y tamaño del LCA.
  • Hormonales: efecto de los estrógenos sobre las propiedades mecánicas del LCA y mayor riesgo de lesión durante la fase preovulatoria del ciclo menstrual.
  • Biomecánicos: alteración del control neuromuscular que influye en los patrones de movimiento y en las cargas articulares incrementadas.

Otros estudios indican que la fatiga es un factor adicional de riesgo para lesiones sin contacto del LCA.

Breve explicación sobre la reconstrucción del LCA

BIBLIOGRAFÍA

  1. Alanís-Blancas, L. M., Zamora-Muñoz, P., & Cruz-Miranda, Á. (2012, June). Ruptura de ligamento cruzado anterior en mujeres deportistas. In Anales médicos (Vol. 57, No. 2, pp. 93-97)
  2. Arabia, J. J. M., & Arabia, W. H. M. (2009). Lesiones del ligamento cruzado anterior de la rodilla. Iatreia22(3), 256-271
  3. Griffin LY, Albohm MJ, Arendt EA, Bahr R, Beynnon BD, Demaio M, et al. Understanding and preventing noncontact anterior cruciate ligament injuries: a review of the Hunt Valley II meeting, January 2005. Am J Sports Med 2006; 34:1512–1532.
  4. Hall, C. M., & Brody, L. T. (2006). Ejercicio terapéutico: recuperación funcional.
  5. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00697

Dejar respuesta