Introducción al Entrenamiento Oclusivo o con restricción del flujo sanguíneo.

0
  1. ¿Qué es el Entrenamiento Oclusivo?

        La aplicación de la restricción del flujo sanguíneo (BFR) ha demostrado que puede atenuar la atrofia muscular (4) y aumentar el tamaño y la fuerza muscular cuando  el entrenamiento de fuerza se combina con carga baja (20-30% 1RM) en una  amplia variedad de poblaciones (8). Además, también hay pruebas de que este estímulo produce adaptaciones favorables para el sistema vascular (9-10).

       Este tipo de entrenamiento, en el cuál se restringe el flujo sanguíneo mientras se entrena, normalmente de extremidades inferiores o superiores, ha dado la vuelta a la clásica prescripción de cargas orientadas al incremento de masa muscular (70-85% 1RM), consiguiendo ganancias de hipertrofia y fuerza muscular con cargas mucho más livianas (20-40% 1RM).

kaatsu-600x337
Figura 1. Persona caminando empleando el entrenamiento oclusivo. Fuente: Google.
  1. Breve desarrollo histórico.

        Transcurría el otoño de 1966. Yoshiaki Sato era un joven japonés interesado por el entrenamiento con resistencias orientado al culturismo. Sato, considerado posteriormente como el pionero del entrenamiento oclusivo, asistía a una misa budista. Según dicta el protocolo, Sato atendía a la misa en postura de oración, sentado sobre sus talones, con las rodillas flexionadas y la espalda erguida (1). En esta postura, la flexión profunda de las rodillas imposibilita el retorno venoso y dificulta la circulación arterial en los gemelos; en consecuencia, la sangre queda bloqueada en la porción distal de la pierna. Si la postura se mantiene, el oxígeno disponible en el tejido muscular se agota progresivamente, hasta que sobreviene una sensación de entumecimiento. Es muy común haber tenido esta sensación, aunque Yoshiaki Sato fue el primero en asociarla con la congestión experimentada tras realizar una sesión de elevaciones de talones, hasta la extenuación, con resistencias de alta intensidad. Esta fue la primera vez que el entumecimiento inducido por la hipoxia se relacionó con la fatiga y la inflamación musculares.

        Entonces, Sato comenzó a modelar un sistema que permitiese combinar, de algún modo, el ejercicio con resistencias y la isquemia tisular. El deseo de explotación comercial de un mecanismo que permitiese entrenar con oclusión vascular cómodamente llevó a Sato a solicitar la patente y a dar un nombre propio a este método de entrenamiento. La compañía Sato Sports Plaza Co. vió aprobada su patente en el año 1997, y este entrenamiento en isquemia local con resistencias pasó a ser conocido como Kaatsu Training (1). Kaatsu, en japonés, significa presión.

  1. ¿Para qué puede ser interesante este tipo de entrenamientos?

        Las organizaciones como el Colegio Americano de Medicina Deportiva han indicado que una carga mínima de entrenamiento de fuerza de 70% -85% (1RM) es necesaria para alcanzar la hipertrofia muscular y que el 60% -70% es necesario para ganar fuerza (11). En determinados tipos de poblaciones (patología osteoarticular) que se beneficiarían de la ganancia de masa muscular y de fuerza puede no ser posible llevar a cabo entrenamientos de fuerza a estas intensidades.

        Las adaptaciones musculares al entrenamiento oclusivo pueden beneficiar a los ancianos o en la rehabilitación después de la cirugía ya que tras la cirugía la fuerza y/o la estabilidad muscular están comprometidas.

        Períodos de reposo en cama o de inmovilización después de una enfermedad, la cirugía o lesión tiene un efecto perjudicial sobre la masa muscular en general en los jóvenes (2) y en personas de edad avanzada (3). La investigación ha demostrado que solo durante los períodos de inmovilización BFR es capaz de atenuar estos efectos atróficos normales, y limitar disminuciones funcionales en la fuerza muscular (4,5).

        Otra aplicación interesante del entrenamiento oclusivo es durante el ejercicio aeróbico con baja carga de trabajo. Incluso caminar o andar en bicicleta, cuando se combina con oclusión, puede llevar a unas pequeñas mejoras significativas en la fuerza y el tamaño de los músculos de las piernas (6-7). Esto es importante, sobre todo durante las primeras etapas de la rehabilitación, cuando las cargas externas solamente bajas pueden ser toleradas e incluso caminar sin ayuda puede ser un reto.

        El beneficio del ejercicio aeróbico con oclusión, es que tanto los jóvenes  y los mayores pueden experimentar incrementos en la CSA (área de sección transversal) muscular y fuerza a mucha menor intensidad, que es especialmente beneficioso durante las primeras progresiones de una cirugía o enfermedad.

       En las siguientes entradas sobre entrenamiento oclusivo hablaremos sobre parámetros de entrenamiento oclusivo (tipo de ejercicio, volumen, duración, intensidad, frecuencia, densidad, presión oclusiva, anchura de la banda), relación de la anchura de la banda y de la extremidad con la oclusión arterial, aplicaciones en atletas, adaptaciones fisiológicas que inducen adaptaciones hipertróficas en músculo esquelético, percepción del esfuerzo, riesgos y contraindicaciones, etcétera.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Sato, Y. (2005). The history and future of KAATSU training. International Journal of KAATSU Training Research1(1), 1-5.
  1. Berg, H. E., Eiken, O., Miklavcic, L., & Mekjavic, I. B. (2007). Hip, thigh and calf muscle atrophy and bone loss after 5-week bedrest inactivity. European journal of applied physiology99(3), 283-289.
  1. Kortebein, P., Ferrando, A., Lombeida, J., Wolfe, R., & Evans, W. J. (2007). Effect of 10 days of bed rest on skeletal muscle in healthy older adults. Jama, 297(16), 1769-1774.
  1. Takarada, Y., Takazawa, H., & Ishii, N. A. O. K. A. T. A. (2000). Applications of vascular occlusions diminish disuse atrophy of knee extensor muscles. Medicine and science in sports and exercise, 32(12), 2035-2039.
  1. Kubota, A., Sakuraba, K., Sawaki, K., Sumide, T., & Tamura, Y. (2008). Prevention of disuse muscular weakness by restriction of blood flow. Medicine and science in sports and exercise40(3), 529-534.
  1. Abe, T., Fujita, S., Nakajima, T., Sakamaki, M., Ozaki, H., Ogasawara, R., & Sato, Y. (2010). Effects of low-intensity cycle training with restricted leg blood flow on thigh muscle volume and VO2max in young men. J Sports Sci Med9(3), 452-458.
  1. Ozaki, H., Miyachi, M., Nakajima, T., & Abe, T. (2010). Effects of 10-weeks walk training with leg blood flow reduction on carotid arterial compliance and muscle size in the elderly adults. Angiology.
  1. Scott, B. R., Loenneke, J. P., Slattery, K. M., & Dascombe, B. J. (2015). Exercise with blood flow restriction: an updated evidence-based approach for enhanced muscular development. Sports Medicine45(3), 313-325.
  1. Hunt, J. E., Galea, D., Tufft, G., Bunce, D., & Ferguson, R. A. (2013). Time course of regional vascular adaptations to low load resistance training with blood flow restriction.Journal of Applied Physiology115(3), 403-411.
  1. Hunt, J. E., Walton, L. A., & Ferguson, R. A. (2012). Brachial artery modifications to blood flow-restricted handgrip training and detraining. Journal of Applied Physiology112(6), 956-961.
  1. Kraemer, W. J., Adams, K., Cafarelli, E., Dudley, G. A., Dooly, C., Feigenbaum, M. S., & Newton, R. U. (2002). American College of Sports Medicine position stand. Progression models in resistance training for healthy adults. Medicine and science in sports and exercise, 34(2), 364-380.

Dejar respuesta