Entrenamiento Oclusivo y Daño Muscular

0

El entrenamiento de fuerza tradicional, sin oclusión o BFR (Blood Flow Restriction), puede producir daño muscular significativo, pero la cantidad y la gravedad del mismo dependen de múltiples factores.

El tipo de contracción influye en el daño muscular de modo que las contracciones excéntricas causan mayor daño muscular que las contracciones concéntricas (1).

Otros estímulos mecánicos que inician el daño muscular son: la cantidad de tensión puesta sobre las fibras musculares (2), la longitud muscular inicial (3), y el pico de fuerza producido durante el ejercicio (4).

Estos factores pueden ser influidos cambiando el número, la velocidad, la longitud inicial del músculo o la intensidad del ejercicio. Es interesante observar que cuando se realiza el mismo protocolo de ejercicio, aumenta la cantidad de daño muscular con el aumento de la intensidad, de tal manera que a un 40% de la contracción voluntaria máxima (MVC) las contracciones excéntricas producen significativamente menor daño muscular que contracciones excéntricas al 100% MVC (5).

excentrica
Figura 1. Fuente: Google

Ahora sí, hablando de entrenamiento con restricción parcial del flujo sanguíneo, dependiendo de la intensidad y el número de contracciones realizadas, las cuáles difieren en muchos estudios de entrenamiento de fuerza oclusivo, la gravedad del daño muscular puede variar significativamente.

En última instancia, los síntomas del daño muscular incluyen la disminución de la producción de fuerza, disminución del rango de movimiento, aumento de dolor muscular, hinchazón prolongado, aumento de la inflamación, y altos niveles de creatina quinasa y mioglobina en la sangre (6).

La línea de tiempo para cada marcador es un poco diferente pero la caída más severa en vigor y el dolor se encuentran en 24-72 h después del ejercicio.

En el músculo esquelético, la cantidad de daño producido a partir de la isquemia-reperfusión depende de la duración y la gravedad de la isquemia, con el daño irreversible siendo visto entre las 4 y 6 h de oclusión (7).

Durante este período de isquemia, la disminución de oxígeno del músculo y el agotamiento de las reservas de energía produce una acumulación de lactato, disminuye el pH, y si se prolongan las condiciones de isquemia se puede dar necrosis celular (muerte celular) puede dar como resultado (8).

Durante el ejercicio de fuerza con BFR, la respuesta a la isquemia-reperfusión es mínima en comparación con los experimentos quirúrgicos debido al hecho de que el flujo sanguíneo no es ocluido por completo y el ejercicio normalmente dura entre 5 y 15 minutos, seguido de reperfusión completa del flujo sanguíneo (9).

La evidencia disponible no apoya la hipótesis de que en el entrenamiento de fuerza oclusivo con carga externa de baja intensidad aumente la incidencia de daño muscular (9).

En su lugar, la literatura disponible sugiere que un mínimo o ningún daño en el músculo se produce con este tipo de ejercicio. Esta conclusión se extrae de las siguientes observaciones: no hay decrementos prolongados en la función muscular; no existe hinchazón muscular prolongado; el dolor  muscular percibido es similar a un entrenamiento con carga  baja submáxima; sin elevación en biomarcadores sanguíneos de daño muscular (9).

Por ello no hay que dejar pasar 2 casos de rabdomiólisis con este tipo de entrenamiento (10). Obviamente se debe tener en cuenta el tipo de programa que se llevó a cabo y las características del sujeto que llevó a cabo ese programa de ejercicio físico.

Conclusiones

En mi humilde opinión podemos ”provocar” rabdomiólisis a través del ejercicio físico en un cliente si su prescripción no es adecuada y “reventamos literalmente’’ a nuestro cliente; no tiene porqué usar electro estimulación u oclusión, u otro medio para ello. Se han encontrado casos de ingreso en urgencias por elevados niveles de CK en sangre tras una sola sesión de spinning. Estas herramientas pueden aportar beneficios, siempre que se lea mucho sobre ello y se apliquen con precaución dentro del contexto en el que nos encontremos.

Lo que parece realmente claro es que es necesaria más investigación, en muchos aspectos,  sobre entrenamiento oclusivo. En posteriores entradas profundizaremos más específicamente en los estudios que han analizado entrenamiento oclusivo o con restricción parcial del flujo sanguíneo y el daño muscular.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Nosaka K, Newton M. Concentric or eccentric training effect on eccentric exercise-induced muscle damage. Med Sci Sports Exerc 2002: 34: 63–69.
  2. Lieber, R. L., & Friden, J. (1993). Muscle damage is not a function of muscle force but active muscle strain.Journal of Applied Physiology,74(2), 520-526.
  3. Nosaka K, Sakamoto K. Effect of elbow joint angle on the magnitude of muscle damage to the elbow flexors. Med Sci Sports Exerc 2001: 33: 22–29.
  4. McCully, K. K., & Faulkner, J. A. (1986). Characteristics of lengthening contractions associated with injury to skeletal muscle fibers.Journal of Applied Physiology,61(1), 293-299.
  5. Chen TC, Nosaka K, Sacco P. Intensity of eccentric exercise, shift of optimum angle, and the magnitude of repeated-bout effect. J Appl Physiol 2007: 102: 992–999.
  6. Nosaka, K., & Clarkson, P. M. (1996). Changes in indicators of inflammation after eccentric exercise of the elbow flexors.Medicine and science in sports and exercise,28(8), 953-961.
  7. Blaisdell, F. W. (2002). The pathophysiology of skeletal muscle ischemia and the reperfusion syndrome: a review.Vascular,10(6), 620-630.
  8. Wang, W. Z., Baynosa, R. C., & Zamboni, W. A. (2011). Update on ischemia-reperfusion injury for the plastic surgeon: 2011.Plastic and reconstructive surgery,128(6), 685e-692e.
  9. Loenneke, J. P., Thiebaud, R. S., & Abe, T. (2014). Does blood flow restriction result in skeletal muscle damage? A critical review of available evidence.Scandinavian journal of medicine & science in sports,24(6), e415-422.
  10. Clark, B. C., & Manini, T. M. (2016). Can KAATSU Exercise Cause Rhabdomyolysis?.Clinical journal of sport medicine: official journal of the Canadian Academy of Sport Medicine.

Dejar respuesta