Ejercicio Físico en personas con Esclerosis Múltiple

3

1. Introducción

Después de hacer una pequeña introducción sobre la Esclerosis Múltiple hace unas semanas, he creído necesario compartir con vosotros los efectos positivos que puede tener el Ejercicio Físico en esta población.

Hasta hace poco tiempo, el Ejercicio Físico en estas personas ha estado desaconsejado, debido en parte, a la preocupación por el empeoramiento de la enfermedad (6). Definir el Ejercicio Físico como negativo en estas personas ha sido un error, pues probablemente ha tenido consecuencias potencialmente dañinas en lo que a Condición Física se refiere, contribuyendo además a la aparición de algunos efectos secundarios como la obesidad (8), síndrome metabólico (9) y la osteoporosis, por nombrar sólo algunos (4,6).

Afortunadamente, hoy en día existen abundantes datos que demuestran que la Actividad Física es segura y bien tolerada por este colectivo, teniendo incluso los mismos beneficios para la  salud que  la población sana, pero además  puede llegar a ser de gran valor para aliviar algunos de los síntomas,  prevenir ciertas complicaciones y llegando a mostrar incluso efectos neuroprotectores (6).

Debido a que la fatiga es muy culpable del sedentarismo o inactividad física que sufren estos enfermos, se ha trabajado mucho con tratamientos de Ejercicio Físico, para intentar descubrir la influencia en cambios fisiológicos y psicológicos que puedan contrarrestar estos mecanismos y reducir este síntoma tan habitual (7).

Dentro de la propia enfermedad, el subtipo Recurrente–Reminente es el más común, ya que afecta alrededor de un 85% de los casos de esclerosis múltiple, así que he decidido centrarme en este tipo sin olvidar al resto, que hablaremos de ello en publicaciones futuras.

2. Ejercicio físico y esclerosis múltiple

Investigaciones recientes han concluido que existe un menor riesgo de recaída o brote en la enfermedad cuando se practica Ejercicio Físico, sin un aumento de los riesgos adversos en comparación con la población que no realiza ejercicio físico (11).

La fatiga, deterioro (físico y psicológico) y la falta de tiempo son las tres principales barreras que les impiden realizar Ejercicio Físico (1).

Teniendo en cuenta que estas personas son menos activas físicamente que la población general, el Ejercicio Físico además de prevenir complicaciones potenciales del sedentarismo, como baja condición física, osteoporosis, obesidad o enfermedades cardiovasculares, también puede desempeñar un papel importante en el tratamiento de los síntomas específicos en este colectivo y, en algunos casos, puede tener un efecto neuroprotector (6).

El entrenamiento combinado de Resistencia Aeróbica y de Fuerza ha mostrado mejoras significativas a la hora de caminar, tanto en velocidad como en resistencia. No hubo diferencias notables entre las recaídas durante ejercicio, apoyando la teoría de que el ejercicio es seguro en personas con esclerosis múltiple (10).

Habrá que tener en cuenta que el ejercicio no sea de alta intensidad y adaptarlo a cada persona. Puesto que la diversidad de ejercicios es muy grande, cada paciente debería poder elegir el ejercicio que más le convenga y le atraiga (5).

3. Recomendaciones para programación de ejercicio físico

ESTUDIO: (Dalgas et al., 2008)
ENTRENAMIENTO  AEROBICO 10–40 min  2–3 días a la semana  al 60%-80% FC máx.
ENTRENAMIENTO DE FUERZA 8–15 repeticiones /serie, 3–4 series por ejercicio, 2 días a la semana
ACTIVIDADES AERÓBICAS Ciclismo, ergómetro de brazos, cinta de correr y deporte acuático
ACTIVIDADES DE FUERZA No especifica

(Extraido de Metanálisis: Giesser, B. S., 2015)

Estas recomendaciones sirven para orientarnos un poco en lo que sería una programación práctica de Ejercicio Físico segura, pero lo ideal sería adaptar el ejercicio a cada persona y, en la medida de lo posible, que se realice el que más atractivo resulte para ellos, de ese modo se hará más llevadero y mantenido en el tiempo.

4. Conclusiones

Existe una evidencia muy clara de que el ejercicio es seguro en personas con Esclerosis Múltiple, de hecho, puede  prevenir  complicaciones relacionadas con la enfermedad y algunos efectos secundarios.

El Ejercicio Físico puede llegar a tener incluso efectos neuroprotectores, por lo que se rompe la teoría de que este puede estar asociado con el riesgo de sufrir una recaída en estas personas.

A través del entrenamiento combinado de resistencia aeróbica y de fuerza se puede mejorar la velocidad y resistencia al caminar en estas personas, ofreciendo una mayor calidad de vida en las actividades de la vida diaria.

Debemos tener cuidado con la intensidad de entrenamiento y adaptarlo a cada persona, por lo que se debería poder elegir los ejercicios que más les convengan y atraigan, adaptándose según necesidades y limitaciones.

Siempre que se habla de Ejercicio Físico, tendremos en cuenta que se llevará a cabo bajo la supervisión de un profesional del deporte, obviamente, este debería estar cualificado y especializado en este tipo de patologías, además de estar informado de los distintos tratamientos existentes y sus efectos, pues hoy en día existen mucha variedad de tratamientos con sus respectivos efectos secundarios, dándole más complejidad al trabajo con estos colectivos.

Sería muy importante dar una buena educación sobre la fatiga y sus efectos, para que sepan de la necesidad de mantenerse activos y aprendan a administrar su energía, a introducir periodos de descanso entre actividades y tareas de la vida diaria, y sobre todo para evitar que lleven una vida inactiva y entrar en un círculo vicioso: menos actividad, más fatiga y viceversa (5).

BIBLIOGRAFÍA

  1. Asano, M., Duquette, P., Andersen, R., Lapierre, Y. and Mayo, N. (2013) Exercise barriers and preferences among women and men with MS. Disabil Rehabil 35: 353–361.
  2. Dalgas, U., E. Stenager y T. Ingemann-Hansen. 2008. Multiple sclerosis and physical exercise: Recommendations for the application of resistence, endurance, and combined training. Multiple Sclerosis 14 (1): 35-53.
  3. Dalgas, U., Ingemann-Hansen, T. and Stenager, E. (2008) Multiple sclerosis and physical exercise: recommendations for the application of resistance, endurance and combined training. Mult Scler 14: 35–53.
  4. Dalgas U, Ingemann-Hansen T, Stenager E. Physical exercise and MS recommendations. Int MS J 2009;16:5-11.
  5. Etxebeste Díez, A. (2013). Ejercicio físico en pacientes con esclerosis múltiple.
  6. Giesser, B. S. (2015). Exercise in the management of persons with multiple sclerosis. Therapeutic advances in neurological disorders8(3), 123-130.
  7. Heine, M., Rietberg, M. B., van Wegen, E. E., Port, I. V. D., & Kwakkel, G. (2012). Exercise therapy for fatigue in multiple sclerosis. The Cochrane Library.
  8. Langer-Gould, A., Brara, S., Beaber, B. and Koebnick, C. (2013) Childhood obesity and risk of pediatric MS and CIS. Neurology 80: 548–552.
  9. Marrie, R. and Harwell, H. (2013) General health issues in multiple sclerosis: comorbidities, secondary conditions, and health behaviors. Continuum 19: 1046–1057.
  10. Pearson, M., Dieberg, G., & Smart, N. (2015). Exercise as a therapy for improvement of walking ability in adults with multiple sclerosis: A meta-analysis. Archives of physical medicine and rehabilitation.
  11. Pilutti, L., Greenlee, T., Motl, R., Nickrent, N. and Petrezzello, S. (2013) Effects of exercise training on fatigue in MS: a meta-analysis. Psychosom Med 75: 575–580.

3 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, el ejercicio físico para las personas que tenemos esclerosis es necesario y muy recomendable, con lo que mejora no solo lo físico sino también lo psicológico. Yo práctico tenis, natación, baile, bici combinado con correr y pilares.Desde que hago todo me encuentro mucho mejor a nivel físico y emocional.Ahora bien hay que saber la intensidad adecuada para cada persona y apoyarlo con relajación y buenos estiramientos para evitar la espasticidad.
    Os recomiendo a todos hacer DEPORTE !

    • Gracias por tu aportación. Como bien has comentado, el ejercicio debe estar adaptado a la persona según sus características, estadio de la enfermedad, síntomas principales y secundarios, medicación, etc
      Pero lo que está claro es que siempre que se realice correctamente y manejando la frecuencia, intensidad, descansos y volúmenes adecuados a la persona, claramente mejorará su salud y calidad de vida.
      Gracias de nuevo por tu comentario.

  2. Tengo hace 16 años EM estoy bien , como siempre el cansancio ( fatiga ) es mi primer mal , camino cuando puedo, no me quedo mucho en mi casa, voy a la casa de mi mami , hermana amiga hijas, eso hace que no sea constante en mi caminata, pero mientras hágame siento mejor , gracias.

Dejar respuesta